Caballeros del Pilar

MEDITACIÓN MAYO 2021

27 abril 2021

Queridas Damas  y Caballeros, para el mes de mayo de 2021, retomamos nuestra meditación: “Iglesia en salida: Rostro del Amor de Dios”.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Bendita  y alabada sea la hora en que María Santísima vino en carne mortal a Zaragoza, por siempre sea bendita y alabada. Gracias, Señora del Pilar, por haber venido a Zaragoza, y dejarnos TU PILAR, fortaleza en la fe, seguridad en la esperanza y constancia en el amor. Señora del Pilar, acorta este tiempo de prueba, que cese esta pandemia; que haya trabajo digno para todos; y que el Dueño de la mies llene de seminaristas santos el seminario de Zaragoza.

¡Cuánta gente, sin apreturas económicas, vive necesitada de afecto, de compañía, de educación; se haya escasa de salud; se siente fracasada o se encuentra desplazada de su país y de sus amigos! “La Iglesia tiene la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio” (MV, 12) e invita a todos los fieles a colaborar en el remedio de las necesidades materiales y espirituales. Jesucristo “necesita” de todos sus discípulos para hacer llegar la Misericordia de Dios al mundo entero.

El bautismo nos hace instrumentos de Cristo para llevar su misericordia hasta los últimos rincones del orbe. La Iglesia resume las Obras de Misericordia  en siete Corporales y siete Espirituales. Nos muestra modos concretos en los que nos podemos ejercitar los cristianos.

Obras de misericordia corporales: Dar de comer y de beber. Es una necesidad primaria del hombre: comer y beber. Se entiende que la Iglesia la coloque en primer lugar. Sin estar cubierta esta necesidad, todo lo demás resultaría superfluo. Es paradójico y triste que existan zonas de hambre en el mundo, abundando el alimento en otras zonas hasta el extremo de tener que limitar la producción de algunos.

Se puede colaborar en Caritas, Manos Unidas,  Bancos de Alimentos,  Comedores sociales. Cada uno debe pensar cómo vivirlo. La limosna es un modo sencillo de practicar esta obra de misericordia, muy recomendada por la Iglesia. Es claro que aprovechar bien los alimentos, vivir la sobriedad en la comida y la bebida, no desperdiciar lo que se puede aprovechar, reducir las viandas caprichosas y lujosas, etc., son también modos muy directos de vivirla.

Vestir al desnudo. Esta obra de misericordia se practica frecuentemente por diversas instituciones. Vale la pena reflexionar un poco sobre los gastos acumulados en vestido, zapatos y complementos diversos.

Acoger al forastero. Somos conscientes de esta necesidad, agudizada hasta extremos increíbles en los últimos años. La migración de personas, por diversas causas, ha adquirido en estos tiempos unas dimensiones mundiales. Debe promoverse una extensa mentalidad cívica que refleje la necesidad de recibir y ayudar a tantos miles de refugiados de guerra o emigrantes de la pobreza. El Papa Francisco ha clamado en varias ocasiones, prestando su voz a estas personas; requiriendo a diócesis, parroquias y fieles en general, para que hagan frente a la situación en la medida que cada uno pueda.

Asistir a los enfermos. Ante esta obra de misericordia nace espontáneamente el reconocimiento a los profesionales de la medicina. La obra de misericordia radica en la caridad: en que se lleve a cabo de corazón, poniendo en ella el interés y el afecto que se pondría en un padre o un hermano. Lo mismo puede decirse de cuantos atienden a enfermos o personas ancianas en sus domicilios, con tal de que lo hagan con amor.

Punto aparte merece la atención de padres −o padres políticos− cuando se hacen mayores. Esto exige a veces sacrificios heroicos, pero es tal vez la obra de misericordia más acorde con la estricta justicia, aunque sólo sea para devolver las atenciones y sacrificios que esos padres tuvieron, en su momento, con sus hijos.

Queridas Damas y Caballeros, hagamos realidad lo que  nos pide nuestro Arzobispo, D. Carlos, en la Carta del 25 de abril: “Os animo a rezar personalmente, y como Iglesia diocesana, por esta intención: que por la acción del Espíritu Santo  encontremos caminos adecuados para llevar la alegría del Evangelio a nuestros hermanos… la intercesión de la Virgen del Pilar no nos va a faltar”.

Vuestro Director Espiritual: Pedro-José.

Last modified: 27 abril 2021

Comments are closed.