Caballeros del Pilar

MEDITACIÓN OCTUBRE 2020

7 octubre 2020

Queridas Damas y Caballeros: En el mes de octubre de 2020, os invito a  meditar en Iglesia en salida: Rostro del Amor de Dios.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Bendita  y alabada sea la hora en que María Santísima vino en carne mortal a Zaragoza, por siempre sea bendita y alabada. Gracias, Señora del Pilar, por haber venido a Zaragoza, y dejarnos TU PILAR, fortaleza en la fe, seguridad en la esperanza y constancia en el amor. Señora del Pilar, acorta este tiempo de prueba, que cese esta pandemia. Que haya trabajo digno para todos.

La primera motivación para salir a evangelizar  es “el encuentro personal con el amor de Jesús que nos salva” (EG,  264).  “La experiencia de ser salvados por Jesucristo nos mueve a amarlo siempre más”.

Pregunta el Papa Francisco: ¿qué amor es ese, que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de mostrarlo, de hacerlo conocer?  Pregúntate: ¿Siento la necesidad de hablar del amor de Dios, de comunicarlo?  Si no sentimos el intenso deseo de comunicarlo, nos dice el Papa, (EG, 264): necesitamos detenernos en oración para pedirle a Él que vuelva a cautivarnos. Nos hace falta clamar cada día, pedir su gracia, para que nos abra el corazón frío y sacuda nuestra vida tibia y superficial”.

Ponte ante Jesús con el corazón abierto, deja que Él te contemple, reconoce esa mirada de amor que descubrió Natanael el día que Jesús se hizo presente y le dijo: “Cuando estabas debajo de la higuera, te vi” (Jn 1,48). Comenta el Santo Padre: “¡Qué dulce es estar frente a un crucifijo, o de rodillas delante del Santísimo, y simplemente estar ante sus ojos! ¡Cuánto bien nos hace dejar que Él vuelva a tocar nuestra existencia y nos lance a comunicar su vida nueva! Entonces, lo que ocurre es que, en definitiva, “lo que hemos visto y oído es lo que anunciamos” (1 Jn 1,3).

Sin duda, EG, 264: “La mejor motivación para decidirse a comunicar el Evangelio es contemplarlo con amor, detenerse en sus páginas y leerlo con el corazón. Si lo abordamos de esa manera, su belleza nos asombra, vuelve a cautivarnos una y otra vez. Urge recobrar un espíritu contemplativo, así descubriremos que somos depositarios de un bien que humaniza, que ayuda a llevar una vida nueva, que no hay nada mejor para transmitir a los demás”.

Contemplamos el amor de Jesucristo. EG, 265: “Toda la vida de Jesús, su forma de tratar a las personas, sus gestos, su coherencia, su generosidad cotidiana y sencilla,  su entrega total, todo es precioso”, es un derroche de amor.  Comenta el Papa: “Cada vez que uno vuelve a descubrirlo, se convence de que eso mismo es lo que los demás necesitan, aunque no lo reconozcan. A veces, perdemos el entusiasmo por la misión al olvidar que el Evangelio responde a las necesidades más profundas de las personas, porque todos hemos sido creados para lo que el Evangelio nos propone: la amistad con Jesús y el amor fraternoHemos sido creados para amar. Lo nuestro es el Amor. Tenemos una tarea para toda la vida: Crecer en amistad con Jesucristo, intimar con Él, y crecer en amor fraterno.

Advierte el Romano Pontífice: Hemos de convencernos “de que existe ya en las personas y en los pueblos, por la acción del Espíritu, una espera, aunque sea inconsciente, por conocer la verdad sobre Dios, sobre el hombre, sobre el camino que lleva a la liberación del pecado y de la muerte. El entusiasmo por anunciar a Cristo deriva de la convicción de responder a esta esperanza. El entusiasmo evangelizador se fundamenta en esta convicción. Tenemos un tesoro de vida y de amor que  hemos de transmitir… Es la verdad que no pasa de moda”. La tristeza del mundo, “sólo se cura con un infinito amor”.

EG, 266: No se puede perseverar sin caminar con Él. “… no es lo mismo caminar con Él que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo, que ignorar su Palabra, no es lo mismo poder contemplarlo, adorarlo, descansar en Él, que no poder hacerlo”.

“Ya no os llamo siervo, os llamo amigos”. Queridas Damas y Caballeros: Profundicemos en la amistad con Jesucristo, tratemos de intimar con Él, saboreemos la amistad con Él. Profundicemos en su mensaje. Amemos a los hermanos.

Vuestro Director Espiritual: Pedro-José.

Last modified: 7 octubre 2020

Comments are closed.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad