Caballeros del Pilar

MEDITACIÓN MES DE MAYO 2020

30 abril 2020

Queridas Damas y Caballeros:

En el mes de Mayo de 2020, os invito a seguir meditando en la Iglesia en salida, hogar acogedor

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Bendita  y alabada sea la hora en que María Santísima vino en carne mortal a Zaragoza, por siempre sea bendita y alabada. Gracias, Señora del Pilar, por haber venido a Zaragoza, y dejarnos TU PILAR, fortaleza en la fe, seguridad en la esperanza y constancia en el amor.  Pidamos insistentemente: Señora del Pilar, acorta este tiempo de prueba, que cese esta pandemia; que se abran las iglesias para que podamos  recibir los Sacramentos.

El papa Francisco pide que pongamos todo en clave misionera (EG 34), llevar a todas las personas el anuncio central del Evangelio. Para lograrlo, tenemos que “repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades” (EG, 33).  Tiene mucha importancia, dice el Santo Padre, la cercanía misericordiosa, el anuncio de persona a persona. Pide a la Parroquia, que “realmente esté en contacto con los hogares y con la vida del pueblo, y no se convierta en una prolija estructura separada de la gente, o un grupo de selectos, que se miran a sí mismos. La parroquia es presencia eclesial en el territorio, ámbito de la escucha de la Palabra, del crecimiento de la vida cristiana, del diálogo, del anuncio, de la caridad generosa, de la adoración y la celebración. A través de todas sus actividades, la parroquia alienta y forma a sus miembros para que sean agentes de evangelizaciónla parroquia es centro de constante envío misionero… se ha de orientar  completamente a la misión” (EG, 28). Se nos pide actitud de salida, de éxodo, no de mantenimiento. Escribe en Evangelii Gaudium, 27: “Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual…  procurar que todas las estructuras se vuelvan más misioneras, que la pastoral ordinaria, en todas sus instancias, sea más expansiva y abierta, que coloque a los agentes pastorales en constante actitud de salida, y favorezca así la respuesta positiva de todos aquellos a quienes Jesús convoca a su amistad. Como decía San Juan Pablo II a los Obispos de Oceanía, “toda renovación en el seno de la Iglesia debe tender a la misión como objetivo para no caer presa de una especie de introversión eclesial”.

EG, 111: “La evangelización es tarea de la Iglesia. Pero el sujeto de la evangelización es… ante todo un pueblo, que peregrina hacia Dios. Es ciertamente un misterio que hunde sus raíces en la Trinidad… tiene su fundamento último en la libre y gratuita iniciativa de Dios”.  EG, 112: “La salvación que Dios nos ofrece es obra de su misericordia”. Damas y Caballeros: No dejemos de dar gracias a Dios. Dale gracias: Señor: Gracias por tu amor, gracias por tu misericordia.  La Iglesia es enviada por Jesucristo, como sacramento de la salvación ofrecida por Dios. Así lo expresaba Benedicto XVI: “Es importante saber que la primera palabra, la iniciativa verdadera, la actividad verdadera viene de Dios y sólo si entramos en esta iniciativa divina, sólo si imploramos esta iniciativa divina, podremos también ser —con Él y en Él— evangelizadores”.  

El principio de la primacía de la gracia debe ser un faro que alumbre permanentemente nuestras reflexiones sobre la evangelización”.   Damas, Caballeros, no lo olvidemos: Sin la gracia, es imposible evangelizar. Si queremos evangelizar, luchemos por ser santos, pongamos los medios para ser santos.                                       

Señala el Papa que “la intimidad de la Iglesia con Jesús es una intimidad itinerante, y la comunión “esencialmente se configura como comunión misionera”. Sin intimidad con Jesucristo es imposible sacar adelante la misión. La intimidad con Jesucristo se configura en comunión misionera. Sigue diciendo el Santo Padre: Fiel al modelo del Maestro, “es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo. La alegría del Evangelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie”. Así se lo anuncia el ángel a los pastores de Belén: “No temáis, porque os traigo una Buena Noticia, una gran alegría para todo el pueblo”. El Papa habla de la dulce y confortadora alegría de evangelizar. En EG, 10 indica que “La vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad”

Damas, Caballeros, pidamos a Nuestra Señora del Pilar que  nos apasione la misión de comunicar vida a los demás, que nos entreguemos para dar vida a los otros. Eso es en definitiva la misión.

Vuestro Director Espiritual: Pedro-José.

Last modified: 30 abril 2020

Comments are closed.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad